El Dr. Lorenzo Monserrat, es un investigador y cardiólogo español.  Se desarrolla en el Complejo Hospitalario Universitario  A Coruña.  En su visita a la ciudad de Rosario,  nos dió una entrevista para charlar sobre un tema cuyo impacto social genera alarma y conmoción: “La muerte súbita”

¿Qué es la muerte súbita?

La muerte súbita es un evento de impacto social y familiar, que consiste en el fallecimiento inesperado de una persona aparentemente sana. Se produce en menos de una hora desde la aparición de síntomas, o por la noche. No es una enfermedad, es un evento que tiene múltiples causas.

¿Qué frecuencia existe? ¿Existen estadísticas?

Es un evento poco frecuente, pero con un gran impacto.

¿Cuáles pueden ser las múltiples causas que generen una muerte súbita?

Las causas más importantes dependen de la edad. En las personas mayores de 35 años la causa más frecuente es el infarto de miocardio con diferencia a las enfermedades coronarias. En los casos de personas jóvenes, menores de 35 años, las primeras causas son las cardiopatías familiares, que son enfermedades de causas genéticas relacionadas con la muerte súbita, en las que hay anomalías primarias del músculo cardíaco y por sobre todo la miocardiopatía hipertrófica, la miocardiopatía ritmogénica y luego hay otra serie de enfermedades de menor frecuencia en este grupo.

¿Es más frecuente en hombres que en mujeres? ¿Cuál es el rango de edad más común?

Es más frecuente en hombres que en mujeres y en personas mayores de 50 o 55 años, relacionado con la mayor cantidad de incidencia de cardiopatía  isquémica.

¿Es común en deportistas de alto nivel mientras están realizando la práctica?

No es muy común, es muy rara. Lo que pasa es que genera muchísimo impacto. La práctica deportiva desencadena  una serie de respuestas en el organismo, que facilitan la muerte súbita en  las personas predispuestas.

¿Pueden existir anormalidades a nivel molecular de la conformación del corazón que provoquen la muerte súbita?

Evidentemente es así. Las principales muertes súbitas en los jóvenes y en los deportistas son debidas a ese tipo de anormalidades moleculares. Las cardiopatías familiares que incluyen las  miocardiopatías, que son enfermedades del miocardio o sea el músculo cardíaco, y las canalopatías, que son enfermedades de los canales a través de los que circulan las corrientes de iones; son las principales causas de muertes súbitas en estos casos, y son producidas por alteraciones genéticas con un mecanismo molecular. De una forma sencilla, lo que ocurre es que esas proteínas son las piezas de la maquinaria de nuestro organismo, la alteración de una de ellas en el ADN lleva a que esa proteína no funcione de manera correcta y puede desencadenar un problema que se transmita a todo el cuerpo y produce la muerte.

¿Cuáles son los posibles síntomas de la muerte súbita? ¿Siempre se presentan?

No, desafortunadamente en bastantes ocasiones la muerte súbita puede ser el primer síntoma de una enfermedad. Por eso es recomendable tomar medidas de prevención que incluyan las visitas a los médicos de rutina, que permiten detectar a la persona con riesgos de muerte súbita. Cuando hay síntomas que nos avisan de ese riesgo, los principales son: el síncope, sobre todo cuando es durante el esfuerzo físico y se debe consultar al médico a la brevedad, a veces las palpitaciones, la presión en el pecho, que se presenta de forma frecuente en adultos mayores, denominado también angina de pecho o también en ocasiones la falta de respiración puede ser otro síntoma.

¿Se puede prevenir?

En caso de que se detecte el riesgo se puede prevenir de distintas formas. Por ejemplo si se detecta una cardiopatía predisponente una de las medidas preventivas puede ser evitar el esfuerzo físico, también existen muchos medicamentos que logran prevenir las complicaciones y en algunos casos, cuando se detecta que hay un alto riesgo que no es corregible con otras medidas médicas o quirúrgicas, se opta por el implante del defibrilador siendo ésta una medida muy eficaz que puede evitar la muerte súbita. Este es un dispositivo similar a un marcapasos, que detecta la actividad cardiaca y en caso que se produzca un paro cardíaco, podría recuperar al paciente.

Mi especialización en el tema de las cardiopatías familiares hace que piense en ellas más que en otros problemas, aunque efectivamente el tener hábitos de vida saludable es la prevención número uno, hay que evitar el consumo de grasas, alcohol y cigarrillos para asegurar la calidad de vida y  evitar el curso de enfermedades.

Sin embargo no todas las personas con un estilo de vida saludable están exentas de una muerte súbita ya que pueden presentarse síntomas por una predisposición genética, incluso gente con una dieta equilibrada puede tener colesterol alto u otras hiperlipidemias, así también pueden tener un engrosamiento anormal del corazón porque tienen una miocardiopatía hipertrófica a pesar de no tener la tensión arterial alta o cualquier otra causa.

 En el caso de muerte súbita de un miembro joven de la familia, ¿se debe estudiar el resto del grupo familiar?

Sí, eso es fundamental. En todas las muertes súbitas se debe buscar la causa de estas. En el caso de que sea por un problema congénito, todos los familiares de primer grado deben estudiarse, y si alguno de ellos presenta algún dato de la enfermedad, a su vez los familiares más alejados deben someterse a una revisión médica. Estas revisiones suelen incluir una exploración física, una consulta al historial médico del paciente, un ecocardiograma y si se requieren estudios genéticos.

A menudo estos eventos ocurren en entornos sociales, ¿cómo debe prepararse el entorno para actuar ante una emergencia?

Es bueno que se sepa acerca de los mecanismos básicos de resucitación cardiaca, porque la salvar vida en una emergencia de esta clase depende de que la intervención sea inmediata.

Los mecanismos básicos son:

  1. Cuando una persona cae al suelo y no respira se la debe poner en una posición donde se libere la vía respiratoria, porque se puede estar ahogando;
  2. Se debe tomar el pulso y ver si la persona respira;
  3. Hay que llamar a un servicio de emergencias;
  4. Se debe realizar una respiración asistida y un masaje cardíaco.

Esas medidas básicas pueden brindar un corto tiempo para que el servicio de emergencias arribe al lugar y pueda asistir a la persona.

La comunidad científica avala el uso del defibrilador automático como una medida salvadora, ¿cómo funciona?

El defibrilador automático no implantable se ha mostrado como una herramienta que es muy útil, aunque la duda es si la persona que lo utiliza debe ser personal experto o lo puede manejar cualquiera. La tecnología está evolucionando mucho y cada vez más estos aparatos tienen una mayor inteligencia, tal es así que se propone la aplicación del defibrilador en lugares de masiva concentración de personas en espacios públicos, como medida de resucitación.

¿Usted qué mensaje le daría a una persona que nunca se ha hecho un “chequeo”?

Lo más importante es la prevención. Hay que revalorizar el  “chequeo” médico tanto el examen  físico y la práctica de un electrocardiograma, como así también un examen genético si se evidenciara alguna anormalidad.

¿Con qué frecuencia y a partir de qué edad son necesarios estos “chequeos”?

No está establecida la frecuencia. Depende también del país o la región, depende de la cultura y la mentalidad social.

¿Qué mensaje Usted le puede decir a la comunidad alentando a  la sociedad a la prevención?

La muerte súbita afortunadamente es muy rara, y en muchas ocasiones se pueden disminuir los riesgos con algunas medidas de prevención, como lo es la vida sana. Es por eso que recomiendo realizar actividad física con la mayor frecuencia posible, es más lo bien que hace que el riesgo que produce. Sin embargo no se deben descuidar los controles médicos