El pie diabético es tal vez una de las complicaciones más temibles del enfermo diabético y su familia. Esta dentro del grupo de las llamadas “complicaciones crónicas de la diabetes”, junto con la enfermedad renal, la enfermedad de los ojos, (básicamente la retina siendo la diabetes la principal causa de ceguera), los accidentes cerebro – vasculares (acv) y las enfermedades del corazón como ser infartos y posteriormente insuficiencias cardiacas.

Todo esto se da porque la diabetes afecta a todas las arterias del cuerpo, las grandes, afectando corazón, cerebro y las pequeñas afectando riñones y retinas. En las piernas, la diabetes afecta a los dos grupos de arterias (grandes y pequeñas).

Al afectar las arterias, influye directamente a la circulación sanguínea, por donde van los nutrientes y el oxígeno.
Cuando por algún motivo la persona diabética se lastima lo pies, está generando una lesión que va a necesitar de nutrientes y oxígeno para su cicatrización, pero como el canal por donde van estos elementos está enfermo (ocluido parcial o totalmente) la lesión no se cicatriza y es ahí donde empiezan los problemas.

El enfermo diabético tiene la sensibilidad de los pies alterada, generalmente no sienten dolor, (la sensibilidad es protectora) motivo por el cual tarda en consultar a su médico luego que se lastimo.

Y esa demora fomenta las infecciones que en ellos es más peligrosa que en las personas no diabéticas. Esas lesiones llamadas “ulceras diabéticas” son las responsables del 85 % de las amputaciones (por encima o por debajo de la rodilla).

La pregunta es ¿cómo evitamos que nuestros enfermos diabéticos se lastimen los pies?, la respuesta es sencilla, cuidándolos y educándolos.

  • No ande descalzo.
  • No use ojotas ni otro calzado de plástico.
  • No use zapatos de cuero duro, es preferible un calzado ya usado que se adapta mejor al pie.
  • No se corte usted solo las uñas de los pies, , recuerde que el enfermo diabético tiene la visión alterada, acuda a un podólogo, afortunadamente en Rosario contamos con podólogos con gran experiencia en el cuidado del pie del paciente diabético.
  • Use calzado deportivo cómodo.
  • ‘Use medias sin costura.
  • ’Antes de bañarse toque el agua con la mano para corroborar que la temperatura es la correcta.

Estas, son medidas de muy bajo costo en términos económicos, frente a los miles de millones de dólares que cuesta tratar a los enfermos diabéticos con enfermedad en sus pies, en Estado Unidos representa uno de los presupuestos más grandes en salud.

Para finalizar tenga presente que un correcto control de sus niveles de azúcar en sangre, realizar actividad física en forma regular, controlar su peso y acudiendo a su médico en forma periódica son los principales eslabones de una cadena que necesita de todos ellos para hacer funcionar el organismo en forma correcta.